+34 682 055 745

C/ Alonso Pérez, 1

Almonte
Soleado
8°C
 
IR ARRIBA
Alt de la imagen

La Venida de la Virgen

Cada siete años, Almonte se transforma

La Venida de la Virgen es un acontecimiento que cada siete años transforma la vida y el aspecto del municipio de Almonte. El núcleo de Almonte acoge desde el 20 de agosto de 2019 hasta dos semanas antes de la Romería del Rocío, en mayo de 2020 a la Imagen de su Patrona la Virgen del Rocío, mientras que en Aldea de El Rocío sorprende el vacío que insólitamente invade su Ermita.

Aunque es probable que los traslados de la Virgen del Rocío a Almonte se vinieran haciendo desde mucho tiempo antes, la primera prueba documental data del año 1607. Desde entonces, la Imagen ha sido llevada al pueblo en más de medio centenar de ocasiones y por diferentes razones, entre las que cabe señalar la de alguna desgracia pública -epidemia, sequía hambre, guerra-, la de acción de gracias por algún acontecimiento feliz o la necesidad de efectuar importantes reformas en su ermita. Las idas y venidas de Nuestra Señora del Rocío, producidas anteriormente en periodos de tiempo irregulares, se regulariza en el siglo XX siendo a partir de 1949 cuando la Imagen se traslada al pueblo de la que es Patrona con una periodicidad de siete años.

Conoce más sobre la Venida de la Virgen

Partida
Ermita de Nuestra Señora de El Rocío
Recorrido
Plaza de Doñana, Altar 'El Pañito', Arco Mariano, cruce a la carretera Arrayán, cruce del Merco, pino El pastorcito, puente de Los Olivarejos, entrada camino de Los Llanos, Monumento a Las Abuelas, El Chaparral, Monumento Bendita Aparición, Catedral Efímera
Estancia en Almonte
Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

La Virgen es llevada a hombros por los almonteños desde la aldea de El Rocío hasta el pueblo de Almonte, del que dista 15 kms. por el Camino de Los Llanos, entre pinares y arenales. Para realizar este trayecto, la Virgen cambia su indumentaria habitual de Reina por la de Pastora, atuendo de viaje utilizado por las damas en el siglo XVII. El Traslado hacia Almonte se produce durante la tarde del 19 de agosto iniciándose el camino al atardecer y tras cubrir la Imagen con un capote y el rostro con el popularmente conocido como “pañito”, para protegerla de las inclemencias del camino. Al amanecer, ya en Almonte, en el lugar conocido como el Chaparral, se le quita el capote y se le descubre la cara con los primeros rayos del sol entre el estruendo de salvas de escopetas y numerosos vivas. Es el momento culminante del Traslado. Desde el Chaparral, los almonteños llevan a su Patrona hasta la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, donde una impresionante estructura en el pasado de madera, envuelve a la Virgen en su llegada a la Iglesia, es la Catedral Efímera. Las calles por donde transcurre el recorrido están revestidas de la mayor ilusión en forma de arcos adornados con flores de papel de seda blanco, guirnaldas y dorados exornos de igual forma que se levantan sobre filas de palos cubiertos de romero aromas que se encarnan en el reflejo de la alegría de los hombres y mujeres almonteñas por la Venida de La Reina de las Marismas.

La Virgen permanecerá nueve meses en la Villa de Almonte. Durante su estancia, donde las más de 100 hermandades filiales peregrinarán durante los fines de semana, se organizan distintos actos religiosos y culturales que conmemoran este acontecimiento y los vecinos todas las noches de estancia de la Virgen en Almonte hacen “guardias” a la imagen dentro de la Iglesia. Se establece además, tres guardias de puertas abiertas, donde cualquier devoto de la Virgen puede permanecer en la parroquia para rezar a la Señora siendo la última guardia abierta el 29 de febrero de 2020.

El domingo antes de la romería la Virgen del Rocío, vestida de Reina, procesiona por las calles de Almonte, de nuevo engalanada para la ocasión y al siguiente domingo previo al miércoles que marca el inicio de la Romería, la Virgen regresará al Santuario y en esta ocasión el camino de vuelta se realiza de día, siendo cubierta con el capote al amanecer en el pueblo y descubierta al atardecer en la misma aldea para llegar al santuario ya de noche.

Este año, debido a las consecuencias de la pandemia mundial provocada por la COVID 19, Nuestra Señora del Rocío permanece en Almonte hasta el momento en el que las condiciones permitan su vuelta a la aldea de El Rocío.

Centerario de la Coronación Canónica y año jubilar

El 8 de septiembre de 1918 fue aprobada en Roma la coronación canónica de la Virgen del Rocío, siendo Papa Benedicto XV. En la romería del año siguiente, el 8 de junio de 1919 la Virgen era coronada por el Cardenal Almaraz, Arzobispo de Sevilla, en el Real del Rocío, donde hoy está colocado un monumento en recuerdo de aquel importante acontecimiento.

La Corona de Amor será la corona que el mundo rociero le regalará a María Santísima del Rocío con motivo del Centenario de su Coronación Canónica, y será entregada en el Santuario de Nuestra Señora del Rocío por las diferentes Hermandades y Asociaciones que han colaborado en este proyecto, aunando esfuerzos, recogiendo oro y donativos económicos entre sus hermanos y devotos. Un acto de entrega, amor y fe que pasará a la historia del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen del Rocío. Así mismo, y con la intención de que este acto sea aún más grande se ha creado un interesante proyecto llamado “Corona de Amor”, una obra social donde las más de 170 hermandades filiales, no filiales y asociaciones del Rocío, con la Hermandad Matriz en el centro se fusionan para hacer posible la sala lúdica y la sala de padres de la Planta Zero que idea la Asociación de Padres con Niños con Cáncer de Andalucía (Andex) para que los adolescentes con cáncer tengan su propio sitio para su disfrute y lucha, que se construirá en el Hospital Universitario Virgen del Rocío. Cada hermandad se compromete a colaborar con cuantas iniciativas solidarias sean posibles: marchas en bici, actuaciones de teatro, campeonatos ecuestres, galas musicales, un sinfín de actividades para intentar que este proyecto contribuya de forma eficaz en la realización de esta obra.

La Penitenciaría Apostólica ha concedido un nuevo Año Jubilar rociero, que dio comienzo el 8 de junio de 2019, coincidiendo con el centenario de la Coronación de la Virgen, y que se prolongará hasta el 7 de junio de 2020. Este jubileo se podrá lucrar en el lugar donde esté la imagen de Nuestra Señora del Rocío, o en el Santuario o en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte durante las fechas de la concesión.

Todo ello al igual que se hiciera durante el anterior jubileo, entre 2012 y 2013, según las condiciones acostumbradas:

El día 5 de agosto, fiesta titular de la Basílica Liberiana de Santa María la Mayor.

En la fiesta titular del Santuario (Solemnidad de Pentecostés).

En todas las solemnidades de la Virgen María.

Una vez al año, en el día que libremente elija cada fiel.

Cuantas veces acudan en devota peregrinación colectiva.

La indulgencia plenaria se concede a los fieles que, verdaderamente arrepentidos, asistan devotamente a este santuario y participen en alguna Función Sagrada, o al menos, reciten la oración dominical o el símbolo de la Fe, bajo las condiciones habituales, que son las siguientes:

Confesión sacramental

Comunión eucarística

Oración por las intenciones del Sumo Pontífice

Los fieles que por su edad, por enfermedad o cualquier otra causa grave no puedan acudir hasta el santuario o la parroquia para lucrar el jubileo, se podrán lucrar de la indulgencia siempre que se unan en la oración ante una imagen de la Virgen del Rocío y de acuerdo con las normas que marca la Iglesia, uniéndose espiritualmente a las funciones jubilares.

De entre los lugares del mundo que han celebrado un jubileo alguna vez, únicamente existen seis a los que la Iglesia Católica les ha concedido la autorización para celebrarlo regularmente, lo que se conoce como «Jubileo in perpetuum», algo que a lo que se aspira también lograr para la Patrona de Almonte. El Año Jubilar supondrá el posicionamiento nacional e internacional de Almonte, de sus tradiciones y por supuesto de la veneración a la Virgen del Rocío. Este acontecimiento va a conllevar que en Almonte y en su patrona se centren todas las miradas y que con la puesta en marcha de un completo programa de actuaciones se convierta en referente y destino para millones de turistas y peregrinos.

La Catedral Efímera. Tradición y modernidad

La Catedral Efímera se monta cada siete años en la Plaza Virgen del Rocío, en Almonte. Este impresionante exorno de estilo gótico diseñado para la venida de 2019-20 de la Reina de las Marismas por vez primera en la historia, se mantendrá construido durante los nueve meses de estancia de la Virgen en la villa almonteña.

Esta edificación artística ha sido remodelada y destacan sus dimensiones y su luminosidad. Uno de los principales cambios introducidos respecto a los montajes de años anteriores, es la sustitución de la estructura de madera por una estructura metálica. El arco alcanza los 20 metros de altura en su punto más alto y 60 metros de ancho, siguiendo el diseño de la arquitecta municipal Natividad López y cuenta con vidrieras e iluminación nocturna. La construcción se realiza en una aleación de aluminio y titanio blanco lo que posibilita la permanencia de la estructura principal durante los nueve meses que está la Virgen en Almonte. Basta con desmontar aquellos elementos ornamentales que constituyen la base del forrado en papel y que sí son susceptibles de deterioro en el tiempo. La introducción de la iluminación artística a través de la domótica en sustitución de la iluminación tradicional que se venía realizando hasta ahora supone un cambio en la manera de concebir el monumento efímero. Así, esta iluminación artística permitirá potenciar su carácter religioso y monumental a la vez que promoverá su atractivo turístico y favorecerá la puesta en valor del patrimonio cultural, etnográfico y religioso de la localidad.